Nota importante

Todos los textos tienen autor y pertenecen al sitio www.mariamadrededios.com.ar . Se puede copiar, reproducir y enlazar citando la fuente. Muchas gracias. Dios los bendiga y Santa Maria les sonria. Claudio*

Ultimas publicaciones

María, Madre de Dios

¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

La Madre de la Alegría

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

(San Juan 20,1-9)




María no tuvo que ver para creer. Ella nunca dudó de la Resurrección de su Hijo. Y en este día la Alegría desborda su ser y desde el Cielo resuena toda la corte celestial cantándole de nuevo y eternamente:


¡Alégrate! ¡Llena de Gracia! ¡El Señor está contigo! (San Lucas 1,28)


¿Cómo habrá sido el encuentro de Jesús resucitado con su Madre? No lo sabemos. Pero si lo creemos. Jesús, que había ido a liberar a todos los justos que desde siempre esperaban la Salvación, corrió presuroso al encuentro de su Madre y como aquél día en el templo de Jerusalen, con la misma devoción de hijo, le diría que había estado ocupado en la voluntad del Padre. Y María sonreiría, pues ahora no había nada oculto ni incomprensible para Ella. Ya nada le falta pues aquí está Jesús de nuevo. Resucitado. Glorificado. Y ya nada ni nadie lo apartará de su Corazón Inmaculado.



Los hermanos Ortodoxos, desde el dia de la Pascua y durante el tiempo de Pascua, se saludan unos a otros con esta bella expresión. Uno dice: ¡Christos anesti! , que significa ¡Cristo ha resucitado! Y el otro le contesta: ¡Alithos anesti!, que significa ¡Realmente ha resucitado!



En este día bendito, corramos a nuestras Iglesias a celebrar al Señor Resucitado. Como dice la Didascalia de los Apóstoles, un antiquísmo escrito del Siglo III:



«Dejad todo en el día del Señor y corred con diligencia a vuestras asambleas, porque es vuestra alabanza a Dios. Pues, ¿qué disculpa tendrán ante Dios aquellos que no se reúnen en el día del Señor para escuchar la palabra de vida y nutrirse con el alimento divino que es eterno»

Nutrámonos hoy de su Palabra. ¡Nutrámonos hoy de su Vida! ¡Cristos anesti, María! ¡Contágianos tu alegría! ¡Y alégrate con la Iglesia en este día bendito! El sol ha salido para nunca más ponerse. La Luz ha brillado con fuerza! Y la Iglesia nos anuncia con María Santísima:


¡Christos anesti! ¡Cristo ha resucitado!

Y todos sus hijos decimos con infinita alegría, con la alegría Divina de un Dios infinitamente alegre porque ha liberado a sus hijos:


¡Alithos anesti! ¡Realmente! ¡Ha resucitado!

¡Feliz Pascua de Resurrección! ¡Que Santa María Virgen de a luz en nosotros la Alegría!

- Claudio* -