Nota importante

Todos los textos tienen autor y pertenecen al sitio www.mariamadrededios.com.ar . Se puede copiar, reproducir y enlazar citando la fuente. Muchas gracias. Dios los bendiga y Santa Maria les sonria. Claudio*

Ultimas publicaciones

María, Madre de Dios

¿Has orado hoy por el Papa Francisco?
"Recen por mí". No lo olvides. Ave María...

Madre del Rey solitario

”Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: "Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada". Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada. Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: "Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo". Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.”

(San Juan 6,12-15)


La gente quería hacerlo Rey porque veían que Jesús, como ningún otro líder de la época, les solucionaba el problema de comida. Habían estado todo el día, y quizá varios días, detrás de Jesús, sin trabajar, sólo escuchándolo, y habían recibido una paga gratuita sin hacer nada …


Hoy también la humanidad es capaz de hacer Rey a cualquiera que le solucione sus problemas de estomago y bolsillo de alguna manera milagrosa. No importa cual manera ni con que medios. Nadie se lo pregunta.(San Juan 19,15) El problema no es cómo lo haya logrado sino que lo ha logrado. ¡Cuantos dicen de tal o cual político “mientras haga obras y de trabajo que importa de donde traiga el dinero”! O cuantos dejan la Iglesia del Rey de Reyes, el único al que sí le correspondía por derecho ser nombrado Rey para ir detrás del fraude del milagro fácil que le de “prosperidad” (San Mateo 24,24) …


Sin embargo Jesús, Rey del Universo, se escapa y se retira otra vez solo a la montaña. No es un Rey que busca los honores del mundo. Es un Rey solitario. No porque quiera estar alejado de sus hijos, sino porque quiere que sus hijos lo encuentren donde le gusta estar. Ni en el terremoto, ni en el trueno del mundo, sino en el murmullo del silencio. (1 Reyes 19,11-13) Pero la gente lo busca en medio de la excitación de sus deseos satisfechos. Porque no entienden que Dios no ha venido a llenarnos el estómago y calmar nuestras ansias de estabilidad económica sino a salvarnos de un enemigo mucho mas peligroso que el hambre o la enfermedad. (San Mateo 10,28)


¿Significa esto que a Dios no le importe nuestro bienestar? No. Sí que le interesa la dignidad de sus hijos. Pero debemos conformarnos con el pan de cada día pues a cada día le basta su afán. Sin embargo, aunque cada día podemos alimentarnos del Verdadero Pan del Cielo (San Juan 6,51) ¡cuantos católicos se han dejado llenar los oídos de aquellos que sólo piensan en su prosperidad económica y que hacen un Rey de su Dios en tanto y en cuanto este les soluciones sus problemas cotidianos! (San Juan 6,66)


Retirémonos con Jesús. Allí en la soledad de nuestro Dios, lejos del mundo que busca sólo los triunfalismos, nos encontraremos con Aquel que tiene Palabras de Vida Eterna. (San Juan 6,67-68) Y allí, en esa soledad, démosle gracias a Dios por todo lo que nos da y por todo lo que no nos da. Los invito a que esta semana sea una semana de agradecimiento y que nos contentemos con pedir sólo lo que El mismo nos enseñó en el Padrenuestro: el Pan de cada día (San Mateo 6,11). Es lícito pedir por nuestras necesidades, pero también es justo dar gracias y es justo que Dios sea Rey aun en nuestras miserias. Que hay miserias más infinitas y escondidas que la pobreza en el fondo de nuestro corazón.


Vayamos con María a encontrar a Jesús en la soledad de la montaña, en el silencio del Sagrario. No lo importunemos con tanto hablar de nosotros y digámosle con María, su servidora: “Señor, te amo. He aquí a tu hijo, el hijo de tu esclava. Hágase en mi según tu Palabra” (cfr. San Lucas 1,38). Pidámosle a María que nos muestre a su Hijo. El está allí, en el silencio sagrado de su Corazón Inmaculado, a donde sólo se puede entrar si somos capaces de silenciar el constante parloteo de nuestro ser …


- Claudio* -


Publicado en www.mariamadrededios.com.ar el Sábado, 25 de Julio de 2009

1 comentario:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Claudio, paso a saludate siendo una de las sobras del pan que el buen Jesús repartió a la gente hambienta de pan y de amor.
Gracias por tu espacio.
Santa noche, ya no veo las letras, sois demasiados para veros.
Con ternura
Sor.Cecilia